Artículo realizado por Coloma y Asociados

 

Recientemente  explicábamos  todo lo que debe saber un presidente o responsable de un club deportivo de cara a la Declaración de Hacienda. En este caso, nos dedicaremos a comentar las obligaciones de los clubes deportivos de cara al Impuesto sobre Sociedades.

Hasta hace muy poco, todas las entidades sin ánimo de lucro, clubes y asociaciones estaban en la obligación de hacer frente al Impuesto de Sociedades. Pero a partir del ejercicio de 2015 y posteriores, esto ha dejado de ser así.

Tras los últimos cambios en la Ley 25/2015 del 28 de julio, los clubes deportivos no quedan exentos de pagar el Impuesto de Sociedades. Esto se debe a que ONGs y demás organizaciones sin ánimo de lucro tienen un tratamiento legal diferente a aquellas que sí tienen como objetivo principal el beneficio económico.

Según la Ley antes mencionada, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social, se ven reflejados algunos cambios que incluyen el hecho de que ahora un club deportivo no deba presentar el Impuesto sobre Sociedades.

 

Requisitos para que un club deportivo esté exento del impuesto sobre Sociedades

 

Pero claro, es importante que todos los que dirijan o administren un club deportivo tengan en cuenta las condiciones con las que deben cumplir para estar efectivamente fuera de la obligación de pagar el Impuesto de Sociedades.

A continuación de mencionamos los criterios que necesariamente debe cumplir el club deportivo que legalmente no deba pagar el Impuesto sobre Sociedades:

  • Ingresos anuales inferiores a 50.000 euros: Si el club deportivo tiene ingresos superiores a los 50 mil euros anuales, estará sujeto a presentar el Impuesto de Sociedades
  • Ingresos por rentas inferiores a los 2000 euros anuales: Si el club tiene ingresos correspondientes a rentas que sean superiores a los 2000 euros anuales, no estará exento del pago del Impuesto de Sociedades
  • Rentas no exentas sometidas a retención: Si el club obtiene rentas no exentas, éstas deben estar sometidas necesariamente a retención.

¿Qué significa esto concretamente?

Que hay que tener especial atención, sobre todo a los dos últimos puntos, ya que es muy fácil caer en alguno de esos puntos y por tanto deban presentar el Impuesto sobre Sociedades. Si, por ejemplo, el club deportivo hiciera algún evento por el cual emitiera una factura pero no incluyera retención, y ésta supera los 2000 euros, entonces sí habría que presentar el Impuesto de Sociedades necesariamente.

 

Entonces, ¿cómo se beneficia un club deportivo con este cambio de ley?

 

Normalmente, aquellas asociaciones o clubes que no reciben ingresos más allá que las cuotas de sus socios o por subvenciones gubernamentales o donaciones, están en condiciones de no presentar el Impuesto de Sociedades. Pero esto implica siempre llevar un control riguroso de la contabilidad del club deportivo para no cometer errores y terminar siendo penalizado por esto.